junio 3, 2013

EL SENTIDO ARTÍSTICO Y LA ACCIÓN SOCIAL

EL SENTIDO ARTÍSTICO Y LA ACCIÓN SOCIAL*

Mayte Ibáñez, miembro del Circulo de Valencia/España de la ACM

No es una novedad que el arte salga a la calle, utilizando la ciudad como laboratorio de sus prácticas. Sin embargo, desde hace unos años, las artes plásticas destacan como forma de expresión integrada en la vida de los ciudadanos. Su acción encabeza muchas de las reivindicaciones actuales, afianzado por la labor comunicadora y el espíritu crítico. La convivencia de los artistas con los vecinos de estos lugares está desarrollando nuevos contextos de acción social a lo largo de todo el Mediterráneo. Asimismo, estas dinámicas aportan nuevas sensaciones y experiencias estéticas que favorecen la actividad participativa para la población. De esta forma, la representación cultural se integra en las acciones cotidianas mediante una puesta en escena que dota al espacio de un sentido renovado, construido desde el compromiso del grupo. Y la ciudad pasa a convertirse en un espacio viviente de regeneración democrática.

Si partimos de la idea de que todo lugar establece fuertes vínculos identitarios, comprobamos cómo los escenarios artísticos que trazan el núcleo de muchas protestas, están conformando una llamada espacialidad social. Contamos con el ejemplo de los grafittis que cubren las calles y plazas en Egipto, Túnez y Siria, y que trasladan al muro gran parte de la esperanza, la denuncia y el recuerdo a los mártires de las revoluciones. Por lo tanto, estamos asistiendo a una mutación del espacio público, donde el significado se construye a partir del propio proceso de creación de la obra. Siguiendo con otras imágenes, en España las manifestaciones del 15-M provocaron los cambios simbólicos en los nombres de algunas plazas emblemáticas sustituidas por la palabra “Libertad”, así como la reelaboración de diseños clásicos y marcas conocidas, con la finalidad de trasladar las injusticias desde una mirada artística. Estas marcas inundaron muchas de las pancartas en las manifestaciones, combinando la crítica y el humor. En otras ocasiones, la ciudadanía ha prestado sus casas a los artistas para la realización de intervenciones y exposiciones en defensa de su patrimonio. Lo encontramos en Valencia con la lucha por la conservación del barrio marinero de El Cabanyal, o en Orihuela conmemorando al poeta Miguel Hernández.

Estas son algunas unas pinceladas que nos muestran cómo estas acciones aportan nuevas lecturas cuyo germen parte desde una mirada local y global. El destino del mensaje no implica sólo al grupo que lo produce, porque la propia naturaleza de la representación artística permite vivir la experiencia desde un lenguaje personal y social: Cualquier ciudadano del mundo puede sentirse identificado. De esta forma, los movimientos sociales en el contexto mediterráneo han permitido a la población la reapropiación del espacio público y, por su parte, el arte ha facilitado la conexión entre los dispositivos simbólicos y los discursos revolucionarios. En la actualidad, la acción ciudadana y el arte comprometido consiguen avanzar fortaleciendo el sentido cultural desde la reivindicación colectiva.

3 de abril de 2013

* Reflexión presentada en la Asamblea de la FAL celebrada en Marsella en abril de 2013.

Fundación Asamblea de Ciudadanos y Ciudadanas del Mediterráneo
Calle San Francisco de Borja 20 – 8 - 46007 Valencia, Spain - Phone: +34 963 219 558 - E-mail: secretariat.facm@gmail.com